Naufragios

Hoy me he dado cuenta de que o te salvas a ti mismo de alguna forma, o nadie lo puede hacer por ti. O te rescatas de un posible naufragio, o te hundes hasta el fondo. Y por eso siempre hay que pensar, pensar pero en positivo, rescatando los recuerdos buenos, rescatándote a ti mientras dejas que lo malo se sumerja poco a poco… Y así es. O lo malo o tú. Y evidentemente todos preferimos lo bueno, ¿verdad? Aunque a veces seamos un poco masoquistas, mentalmente hablando. Tampoco se trata de dejar que esos recuerdos venenosos se pierdan Dios sabe dónde en lo más profundo de tu mar mental, quizás lo mejor sea servirse de ellos como apoyo, como peldaños ya situados en una base sólida; peldaños que sí, que ahí están, pero que no se van a mover ni van a dejar que te caigas al vacío de nuevo.

tumblr_mhoax4mUBA1qeq0d5o1_500

Si las puertas no se abren, tal vez vaya siendo hora de que las vayas abriendo tú.

🍃

Y te vas a dar cuenta de que me vas a echar de menos, de que te vas a fumar uno y no te vas a poder enredar en mi pelo. Te vas a dar cuenta de que no vas a sentirte lleno de luz por más que salga el Sol, ni vas a saciarte de besos por más bocas que beses. Porque a veces más es menos… Y menos es más. Y si sabes leer entre líneas lo entenderás. Te vas a dar cuenta de que tú fuiste yo, y de que yo fui tú, en aquel camino de cruces en los que tantas veces nos reencontramos y nos dijimos hasta nunca. Te vas a dar cuenta de que “one love, one live” no tiene ningún sentido si ya te ha llenado la piel y el alma antes alguien y no conoces a nadie que le llegue a superar en cualquier sentido. Porque siempre están los peros. Y te vas a dar cuenta de que el tiempo, por mucho que quieras, no va a esperar a que te des cuenta, ni va a hacer justicia, ni va a poner las cosas donde tú quieras que estén… Si no donde se merecen.bbba637d-3730-4dc7-8c1c-b813f0caf1b1

VIE

Se dice que la vida es todo aquello que nos hace sentir vivos, o por el contrario, muertos. Es todo aquello que vas imaginando, planeando, construyendo y proyectando hacia delante, hacia el futuro, mientras vas dejando otras muchas cosas más atrás. Y es que nos centramos en eso, en el pasado, en el futuro, en qué pasó ese día y el motivo por el que pasó, en qué pasará dentro de una semana, incluso años, dónde estaremos, con quién, por qué y cómo. Y no tesoro, eso no va así.


La vida es un vaivén. Un vaivén de personas, de lugares, de cruces y descruces, de subidas, de caídas libres, de paradas, de carreras, de agujeros negros y puntos muertos. Pero sigue, día a día, minuto a minuto. La vida es aquí y ahora. Y por muy extraño que suene, no importa lo demás. Lo único que tienes ahora es el presente, y lo que abarca en sus infinitas dimensiones. Pero solo el presente, y aun así ya lo es todo. Lo único tangible por los sentidos es este momento. Y este momento es tan único e irrepetible como cada otro que hayas vivido o vayas a vivir. Tú eres tú y tus circunstancias. Pero siempre eres presente, es a la idea a la que nos deberíamos aferrar todos, y no a ruinas pasadas o castillos en el aire. Y lo importante, es que eres. Eres, y tienes, por ahora, la vida en tus manos y tus sentidos puestos en ella. No necesitas saber más. Vive, siente… que para eso estamos aquí. Menos dosis de pasado, de futuro, ¡y pégate una buena sobredosis de presente!